Las paredes exteriores y las fachadas de los edificios se enfrentan a una gran cantidad de factores estresantes y conllevan una gran responsabilidad.

Deben evitar la lluvia, el frío o el calor, a la vez que aíslan el interior del edificio y mantienen cómodos a los ocupantes. Debido a todos estos factores, las fachadas son un área de enfoque principal para diseñar o renovar bien con el fin de garantizar la eficiencia energética del edificio y la belleza estética a largo plazo.