Sistemas Sika de pegado y sellado e impermeabilización para el Banco Central Europeo.



Uno de los nuevos edificios emblemáticos de Europa estará listo para este año: El Banco Central Europeo (BCE), sede en Frankfurt, Alemania. Proyecto escaparate de renombrados arquitectos vieneses.

Sika
fué un socio tecnológico para muchos de los contratistas involucrados en la construcción.

Lo que distingue al edificio del BCE es su altura de 180 metros de doble torre y será un símbolo distintivo en la ciudad de Frankfurt así como un distintivo en toda Europa. El complejo de edificios se compone de tres elementos conectados: la torre doble, el mall financiero mayorista y el edificio de entrada, que unen la torre y el mall.

Sika utilizó su know-how para la realización de fachadas, interiores y en las estructuras de los techos.

El diseño, tamaño, uso, así como la combinación de la estructura del edificio antiguo y lo nuevo, planteó retos considerables. Con una superficie bruta de 185,000 metros cuadrados, el complejo BCE albergará unos 2.300 puestos de trabajo, biblioteca, restaurantes y salas de conferencias.

Se utilizaron productos Sika, entre otras aplicaciones, para unir estructuralmente la fachada exterior (superficie total de más de 50.000 metros cuadrados), en la que se montaron alrededor de 10.000 elementos de cristal individuales, así como el sellado de alrededor de 2400 ventanas del antiguo mercado financiero y los 54 lucernarios piramidales. También se emplearon sistemas de membrana y adhesivos de Sika para sellar las fachadas, en interiores y exteriores. Además de 70,000 metros cuadrados de pisos Sika se establecieron en zonas interiores, cuartos de servicio técnico y estacionamientos.

Adhesivos y selladores: la revolución invisible

Sistemas adhesivos probaron su efectividad hace mucho tiempo, comúnmente en el pegado de vidrios y marcos en la industria automotriz y ferroviaria. Capaces de soportar grandes fluctuaciones de temperatura, condiciones de humedad, nieve, productos químicos y cargas cambiantes, que han revolucionado la producción de vehículos.

Gracias a los propiedades de los materiales, los adhesivos y selladores Sika se vende en todo el mundo - son las estrellas "invisibles" - también se utilizan para la creación de aplicaciones. Permiten construcciones de diseño, que reducen los tiempos de construcción, hacen la estructura resistente a terremotos y reducen el consumo de energía. Las ventanas y paneles en muchos de los edificios de gran altura de la actualidad están unidos y no atornillados - una tendencia cada vez más evidente en la industria de la construcción. La tecnología Sika también ofrece a los arquitectos libertad de diseño, por ejemplo, les permite utilizar en estructuras materiales más finos y delgados.

La fachada del nuevo edificio Renzo Piano de 310 metros de altura, símbolo de Londres, es el proyecto más destacado donde se utilizan tecnologías Sika.